Sigue estos sencillos pasos para evitar el spam y termina con toda la publicidad no deseada en tu correo electrónico, teléfono y cualquier dispositivo. 

Infografía sobre cómo evitar el spam
 
Ver

Cómo evitar el spam al correo electrónico

Inscríbe tu email en la Lista Robinson

Las listas Robinson son ficheros de exclusión publicitaria a los que te puedes inscribir para indicar a las empresas que envían publicidad o realizan llamadas comerciales que no deseas que te contacten más.

En España existe una lista Robinson, que es gestionada por la Asociación Española de Economía Digital. En ella puedes inscribir los medios en que no deseas recibir publicidad y la inscripción tendrá efectos pasados tres meses. Incluye correo postal, correo electrónico, teléfono, sms y mms.

Registrarse es gratuito y las empresas que deseen enviarte publicidad están obligadas a consultarla y contrastarla con sus bases de datos: si estás inscrito, no deben enviarte publicidad. Ahora bien, con la regulación actual de protección de datos y privacidad en las comunicaciones electrónicas, inscribirse en la Lista Robinson ha dejado de ser necesario para evitar el spam al correo electrónico.

Inscribirse en la lista robinson no es necesario para evitar el spam al correo electrónico

Lo anterior se debe a que las empresas están obligadas a pedirte el consentimiento para poder enviarte cualquier comunicación comercial, salvo las llamadas comerciales, como se explica aquí.

Aparte de con tu consentimiento, las empresas también podrán enviarte mails publicitarios cuando hubieses sido su cliente, la publicidad que te envíen se refiera a productos o servicios similares a los que tu contrataste y te faciliten un medio sencillo y gratuito para evitar sucesivas comunicaciones.

El consentimiento y la relación contractual previa son las dos únicas situaciones en las que una empresa podrá enviarte correos publicitarios, estés o no estés inscrito en la Lista Robinson.

En cualquier caso, inscribirse en la Lista Robinson sigue un procedimiento sencillo y gratuito, e inscribirte no te perjudicará. Si quieres hacerlo, puedes registrarte desde este enlace.

Evita dar tu consentimiento para que te envíen emails

Habitualmente para poder enviarte publicidad por correo electrónico las empresas te pedirán que marques una casilla en la que se dice que aceptas recibir comunicaciones comerciales. Si marcas esa casilla, estarás dando tu consentimiento a recibir publicidad.

El consentimiento también te lo pueden solicitar por otros medios, como en el curso de una llamada telefónica. En cualquier caso, siempre debe ser un consentimiento libre, lo que significa que no pueden pedirte tu consentimiento para enviarte publicidad como condición necesaria para prestarte un servicio.

Exigir tu consentimiento para enviarte publicidad como condición necesaria para prestarte un servicio o venderte un producto es ilegal

Ahora bien, aunque no des tu consentimiento para que te envíen publicidad, las empresas con las que previamente has contratado podrán enviarte publicidad mientras no te opongas a ello expresamente.

Retira el consentimiento

El consentimiento sólo es válido si la empresa te facilita medios para retirar el consentimiento, que deben ser gratuitos, sencillos y fácil de acceder.

Por ejemplo, enviándoles un correo electrónico o accediendo a tu usuario si han habilitado una plataforma para que puedas gestionar permisos.

El medio que la empresa ponga a tu disposición para retirar el consentimiento debe funcionar, de lo contrario no estarán cumpliendo con la ley

Aparte de en el propio cuerpo del correo electrónico, puedes conocer los medios que la empresa ha dispuesto para permitirte retirar el consentimiento accediendo a su política de privacidad, que es ese documento publicado en la web donde las empresas responsables de tratar tus datos te explican todo lo que hacen con tus datos.

En la política de privacidad las empresas te informan de cómo tratan tus datos personales y te facilitan una dirección email o un teléfono al que puedes contactar para ampliar la información o ejercer tus derechos. Además, en la política de privacidad la empresa te explicará qué debes hacer para retirar el consentimiento o ejercer tu derecho de oposición o tu derecho de supresión, que son los derechos de protección de datos más adecuados para evitar el spam.

Ejerce tus derechos de protección de datos

Las empresas están obligadas a disponer los medios para facilitarte el ejercicio de tus derechos de protección de datos. Estos medios deben ser gratuitos y de fácil acceso y deben informarte de ellos en cada comunicación publicitaria que te envíen.

Hay dos derechos de protección de datos que pueden ayudarte a evitar el spam al correo: el derecho de oposición y el derecho de supresión.

El derecho de oposición es el adecuado cuando eres o has sido cliente de la empresa y deseas que dejen de enviarte publicidad. En este caso la empresa podrá conservar tus datos para excluirte de sus listas.

El derecho de supresión da la instrucción a la empresa de borrar todos los datos que tengan sobre ti, lo que provocará que la empresa deje de prestarte el servicio y bloquee tus datos durante los plazos de conservación que haya determinado.

Puedes encontrar más información sobre tus derechos de protección de datos aquí.

Cómo evitar el spam sms o mms

Inscríbete en la Lista Robinson

Las listas Robinson son ficheros de exclusión publicitaria a los que te puedes inscribir para indicar a las empresas que envían publicidad o realizan llamadas comerciales que no deseas que te contacten más.

En España existe una lista Robinson, que es gestionada por la Asociación Española de Economía Digital. En ella puedes inscribir los medios en que no deseas recibir publicidad y la inscripción tendrá efectos pasados tres meses. Incluye correo postal, correo electrónico, teléfono, sms y mms.

Registrarse es gratuito y las empresas que deseen enviarte publicidad están obligadas a consultarla y contrastarla con sus bases de datos: si estás inscrito, no deben enviarte publicidad. Ahora bien, con la regulación actual de protección de datos y privacidad en las comunicaciones electrónicas, inscribirse en la Lista Robinson ha dejado de ser necesario para evitar el spam por sms o mms.

Inscribirse en la lista robinson no es necesario para evitar el spam sms o mms

Lo anterior se debe a que las empresas están obligadas a obtener tu consentimiento para poder enviarte cualquier comunicación comercial, lo que incluye tanto sms como correos electrónicos

Aparte de con tu consentimiento, las empresas también podrán enviarte sms publicitarios cuando hubieses sido su cliente, la publicidad que te envíen se refiera a productos o servicios similares a los que tu contrataste y te faciliten un medio sencillo y gratuito para que puedas oponerte a sucesivas comunicaciones.

El consentimiento y la relación contractual previa son las dos únicas situaciones en las que una empresa podrá enviarte sms publicitarios, estés o no estés inscrito en la Lista Robinson.

En cualquier caso, inscribirse en la Lista Robinson sigue un procedimiento sencillo y gratuito. Puedes hacerlo desde este enlace.

Evita dar tu consentimiento para que te envíen sms

Habitualmente para poder enviarte publicidad por correo electrónico las empresas te pedirán que marques una casilla en la que se dice que aceptas recibir comunicaciones comerciales. Si marcas esa casilla, estarás dando tu consentimiento a recibir publicidad.

El consentimiento también te lo pueden solicitar por otros medios, como en el curso de una llamada telefónica. En cualquier caso, siempre debe ser un consentimiento libre, lo que significa que no pueden exigirte dar tu consentimiento para recibir publicidad como condición para recibir un servicio.

Exigir tu consentimiento para enviarte publicidad como condición necesaria para prestarte un servicio o venderte un producto es ilegal

Ahora bien, aunque no des tu consentimiento para que te envíen publicidad, las empresas con las que previamente has contratado podrán enviarte publicidad mientras no te opongas a ello expresamente.

Retira el consentimiento

El consentimiento sólo es válido si la empresa te facilita medios para retirar el consentimiento, que deben ser gratuitos, sencillos y fácil de acceder.

Cuando se trata de publicidad por sms las empresas están obligadas a informarte en el propio sms de un medio para que puedas oponerte, que insisto debe ser gratuito. En estos casos, he visto empresas ofrecer una dirección de correo electrónico a la que puedes contactar para detener los envíos, una página web donde puedes darte de baja o gestionar tus notificaciones o un teléfono al que puedes llamar de forma gratuita.

El medio que la empresa ponga a tu disposición para retirar el consentimiento debe funcionar, de lo contrario no estarán cumpliendo con la ley

Aparte de en el propio cuerpo del sms, también puedes conocer los medios que la empresa ha dispuesto para permitirte retirar el consentimiento accediendo a su política de privacidad, que es ese documento publicado en la web donde las empresas te explican todo lo que hacen con tus datos personales.

En la política de privacidad las empresas te informan de cómo tratan tus datos y te facilitan una dirección email o un teléfono al que puedes contactar para ampliar la información o ejercer tus derechos. Además, en la política de privacidad la empresa te explicará qué debes hacer para retirar el consentimiento o ejercer tu derecho de oposición o tu derecho de supresión, que son los derechos de protección de datos más adecuados para evitar el spam.

Ejerce tus derechos de protección de datos

Las empresas están obligadas a disponer los medios para facilitarte el ejercicio de tus derechos de protección de datos. Estos medios deben ser gratuitos y de fácil acceso y deben informarte de ellos en cada comunicación publicitaria que te envíen.

Hay dos derechos de protección de datos que pueden ayudarte a evitar el spam por sms o mms: el derecho de oposición y el derecho de supresión.

El derecho de oposición es el adecuado cuando eres o has sido cliente de la empresa y deseas que dejen de enviarte publicidad. En este caso la empresa podrá conservar tus datos para excluirte de sus listas.

El derecho de supresión da la instrucción a la empresa de borrar todos los datos que tengan sobre ti, lo que provocará que la empresa deje de prestarte el servicio y bloquee tus datos durante los plazos de conservación que haya determinado.

Puedes encontrar más información sobre tus derechos de protección de datos aquí.

Cómo evitar el spam telefónico

El spam telefónico con fines publicitarios, formalmente conocido como telemarketing, presenta una importante diferencia respecto a los envíos de publicidad por sms o correo electrónico, y es que si tus datos aparecen en bases de datos públicas los empresarios no necesitarán tu consentimiento o una relación contractual previa para poder llamarte y ofrecerte sus productos.

Inscríbe tu teléfono en la Lista Robinson

Las listas Robinson son ficheros de exclusión publicitaria a los que te puedes inscribir para indicar a las empresas que envian publicidad o realizan llamadas comerciales que no deseas que te contacten más.

En España existe una lista Robinson, que es gestionada por la Asociación Española de Economía Digital. En ella puedes inscribir los medios en que no deseas recibir publicidad y la inscripción tendrá efectos pasados tres meses. Incluye correo postal, correo electrónico, teléfono, sms y mms.

Inscribirse es gratuito y las empresas que deseen enviarte publicidad están obligadas a consultarla y contrastarla con sus bases de datos: si estás inscrito, no deben enviarte publicidad. Ahora bien, la Lista Robinson no es la panacea y a veces inscribirse o no es necesario o no impide a la empresa enviarte publicidad.

¿Cuando es útil la Lista Robinson?

La Lista Robinson es particularmente útil para evitar el spam telefónico cuando tus datos hubiesen sido obtenidos de fuentes accesibles al público o de bases de datos de otras empresas.

¿Cuándo no es útil la Lista Robinson?

La Lista Robinson no es útil cuando hayas dado tu consentimiento a la empresa para que te envíe comunicaciones comerciales..

Inscribirse en la lista tampoco te ayudará a evitar el spam cuando hayas sido cliente de la entidad o empresa, siempre y cuando la publicidad que te envíen se refiera a productos o servicios similares a los que contrataste y te ofrezcan la posibilidad de oponerte a futuras comunicaciones, de un modo sencillo y gratuito.

Si los servicios o productos que promocionan no son similares a los que contrataste, o no te ofrecen la posibilidad de oponerte, registrarte en la Lista Robinson probablemente seguirá sin serte de ayuda, pero el envío de publicidad que te habrán hecho será ilegal.

Inscribirte en la Lista Robinson te ayudará a evitar el spam telefónico de las empresas de las que no seas cliente o a las que no hayas facilitado tu consentimiento. 

Puedes inscribirte siguiendo este enlace.

Quítate de las guías telefónicas

Las páginas blancas muestran el nombre y apellidos o la razón social, el domicilio y el número de teléfono de los abonados al servicio telefónico que deseen aparecer en ellas. Si apareces en una guía telefónica, las empresas podrán llamarte para ofrecerte sus servicios.

Para quitarte de la lista, deberás dirigirte a la operadora con la que tienes contratado el servicio telefónico e indicarle que no deseas que tus datos aparezcan en las guías. Por el contrario, si deseas aparecer en la guía telefónica pero no quieres que tus datos sean utilizados con fines publicitarios, también tienes derecho a exigirlo.

Evita dar tu consentimiento

Cuando contratas un servicio o te inscribes a una promoción o concurso, es práctica habitual entre las empresas solicitar tu consentimiento para llamarte o enviarte publicidad. Esto pueden hacerlo preguntándote en el curso de una llamada, requiriendo tu firma o que solicitando que marques una casilla.

Independientemente de cómo te lo pidan, tu consentimiento siempre debe ser un consentimiento libre, lo que significa que no pueden exigirte que les consientas hacerte llamadas comerciales como condición necesaria para prestarte un servicio.

Exigir tu consentimiento para informarte sobre sus productos o servicios como condición necesaria para prestarte un servicio o venderte un producto es ilegal.

Retira tu consentimiento

El consentimiento sólo es válido si la empresa te facilita medios para retirarlo, que deben ser gratuitos, sencillos y fáciles de acceder.

Cuando se trata de llamadas con fines publicitarios, las empresas están obligadas a informarte en la primera llamada comercial de tu derecho a oponerte a recibir nuevas ofertas, y debes poder hacerlo de forma totalmente gratuita.

En estos casos, he visto empresas ofrecer una dirección de correo electrónico a la que puedes contactar para detener las llamadas, una página web donde puedes darte de baja o gestionar tus notificaciones o un teléfono al que puedes llamar de forma gratuita.

El medio que la empresa ponga a tu disposición para retirar el consentimiento debe funcionar, de lo contrario no estarán cumpliendo con la ley.

Si desconoces los medios que la empresa ha implementado para permitirte retirar el consentimiento, puedes averiguar-los contactando con la empresa o accediendo a su política de privacidad, que se encuentra publicada en su página web.

En la política de privacidad las empresas informan de cómo tratan tus datos, y podrás ver qué debes hacer para retirar el consentimiento o ejercer alguno de tus derechos de protección de datos, como el derecho de oposición o el derecho de supresión, que son los más adecuados para evitar el spam por teléfono.

Ejerce tus derechos de protección de datos

Las empresas están obligadas a disponer los medios para facilitarte el ejercicio de tus derechos de protección de datos. Estos medios deben ser gratuitos y de fácil acceso y deben informarte de ellos en la política de privacidad y en la primera llamada comercial que te hagan.

Hay dos derechos de protección de datos que pueden ayudarte a evitar el spam telefónico: el derecho de oposición y el derecho de supresión.

El derecho de oposición es el adecuado cuando nunca has dado tu consentimiento a la empresa o entidad. En este caso, la empresa podrá conservar tus datos para excluirte de sus listas. Ten en cuenta que puedes exigir que te entreguen un justificante conforme has ejercido tu derecho, y la empresa estará obligada a dártelo.

El derecho de supresión da la instrucción a la empresa de borrar todos los datos que tengan sobre ti, lo que provocará que la empresa deje de prestarte el servicio y bloquee tus datos durante los plazos de conservación que haya determinado.

Puedes encontrar más información acerca de tus derechos de protección de datos aquí.

Spam telefónico mediante sistemas automatizados

El uso por parte del empresario de técnicas que consistan en un sistema automatizado sin intervención humana, que marca tu número de teléfono y te reproduce una grabación, necesita de tu consentimiento expreso.

Por ello, si no has dado tu consentimiento para que utilicen un telefax o sistemas totalmente automatizados, ninguna empresa debería utilizar estos medios para contactarte. Si lo hacen, estarán infringiendo la normativa y además de exigirles que se abstengan de seguir llamándote podrás reclamar ante la AEPD o instar acciones judiciales.

Acoso telefónico

Las llamadas repetidas y a todas horas son una infracción en materia de consumo que se encuentra sancionada por la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Esta ley tiene por fin protegerte a ti frente a las prácticas abusivas y agresivas de los empresarios, limitando lo que pueden y lo que no pueden hacer.

La primera de las obligaciones que establece la ley es una de información. El empresario que realice llamadas con fines comerciales está obligado a informarte, al inicio de la llamada, de:

  1. la identidad del empresario o de la persona por cuenta de la cual se efectúa la llamada, y
  2. la finalidad comercial de la misma.

Además, en la primera llamada comercial que te hagan deberán informarte tanto de tu derecho a oponerte a recibir nuevas ofertas como a obtener el número de referencia de tu oposición. Si se lo pides, también deberán remitirte un justificante de tu oposición, que deberán entregarte en un plazo máximo de un mes.

Está prohibido que te llamen antes de las 9 horas ni más tarde de las 21 horas, ni en festivos o en fines de semana.

Por lo demás, todo lo dicho más arriba sobre cómo evitar el spam telefónico es también aplicable al acoso telefónico, es decir, también puedes:

  • Inscribirte en la Lista Robinson
  • Evitar dar tu consentimiento
  • Retirar tu consentimiento
  • Ejercer tus derechos de protección de datos

Demandas y reclamaciones

Si has seguido los pasos anteriores y siguen acosándote a publicidad o llamadas comerciales, puedes recurrir a servicios de mediación, consumo, la AEPD, o a los juzgados.

Acude a servicios de mediación

AUTOCONTROL ofrece un sistema de mediación ágil y gratuito para resolver tus reclamaciones de protección de datos personales cuando sea con una de las operadoras de telecomunicaciones adheridas: Movistar, Tuenti, O2, Orange, Jazztel, Amena, Simyo, Vodafone, Ono, Másmóvil, Yoigo, Llamaya, Happy Móvil y Pepephone

Puedes acceder clicando aquí.

Presenta una reclamación en materia de consumo

El acoso telefónico es una infracción en materia de consumo, así que en estos casos también podrás acudir a los Órganos de Consumo de las distintas Administraciones Públicas y presentar una reclamación en materia de consumo.

Reclama ante la AEPD

Si has exigido tu derecho de oposición o de supresión, o has retirado tu consentimiento o crees que están utilizando tus datos de forma ilícita y la empresa no atiende a tus peticiones puedes presentar una reclamación ante la AEPD desde su sede electrónica.

Demanda ante los tribunales

Las reclamaciones ante la AEPD pueden dar lugar a la responsabilidad administrativa de la empresa, es decir, se le pondrá una sanción económica, que irá a las arcas de la Administración, pero tu daño no se verá reparado.

Si has sufrido un daño o perjuicio, físico o moral y quieres que se te repare, deberás presentar una demanda contra la empresa ante los tribunales.